Reseña: Sweet Evil - Wendy Higgins

 Sinopsis:
¿Y si hubiera adolescentes cuyas vidas dependieran en ser malas influencias?


Esta es la realidad para los hijos e hijas de los ángeles caídos en Sweet Evil.


La chica compasiva del Sur, Anna Whitt, nació con el sexto sentido para ver y sentir las emociones de otras personas. Ella es consciente de la lucha dentro de sí misma, una atracción inexplicable hacia el peligro, pero no es hasta que cumple dieciséis años y conoce al atractivo Kaidan Rowe que descubre su terrible legado y su fuerza de voluntad es puesta a prueba. Él es el chico que tu papá te advirtió acercarte. Si tan sólo alguien le hubiera advertido a Anna.


Obligada a enfrentarse a su destino, qué elegirá Anna, ¿su halo o sus cuernos?
Opinión personal:
  Cuando comencé a leer el libro, no pensé mucho acerca de cómo tomaría la lectura o de qué trataría, después de todo,  la sinopsis no menciona casi nada interesante.  Aparentemente, es una novela de la típica trama Ángeles y Demonios...  y lo malo de este tipo de libros es que casi siempre sabemos cómo acaban (CASI SIEMPRE, HAY EXCEPCIONES:C) y lo malo de ellos es que o son demasiado empalgozamente dulces o atractivamente salvajes, ustedes entenderán por qué. Pero este libro, bueno, la verdad es que tiene una pizca diferente. Algo no tan común.

  Tenemos a Anna, nuestra protagonista rubia, hija adoptiva de Patti, una pelirroja. Esta chica ha vivido sus casi 16 años, con una extraña habilidad de leer las emociones de las demás personas a partir de los colores que dictan sus auras. Con el tiempo vamos descubriendo que aun considerandose ella misma, una 'chica normal', siempre ha sido capaz de tener habilidades sobrehumanas: Visión que alcanza un metro de distancia, sensibilidad en la piel, olfato superdesarrollado y oído que escucha más de lo que debería. 
  No es hasta que va a un concierto de la banda favorita de su mejor amigo, Jay, que conoce a el baterista de Lascivous, Kaidan Rowe, quien más adelante es conocido como el hijo del Duque de la lujuría. 
  En el momento en que se conocen, tanto Anna como Kaidan notan una peculiaridad extraña en ambos. Anna no logra ver el aura de Kaidan más que un leve destello rojo. Pura pasión. En cambio, Kaidan, simplemente parece atraído a una chica guapa, pero que temeroso, trata de buscar respuestas sobre quién es enrealidad. A su mala suerte -la de Anna-, descubre que Kaidan es justo como ella. Y cuando descubre lo que realmente son, la religión va más alla a lo que uno aprende en la iglesia.

   Si hablamos en cuanto originalidad, el libro no es la gran cosa. Tenemos a la típica chica rubia que ha vivido toda su vida enfrentando hechos extraños, pero que nunca se permitió preguntarse por qué. En realidad, parecía que no le interesaba en lo absoluto, pero claro, conoce al típico chico malo (no tan típico, siendo el hijo de la Lujuría) y BAM, todo sale a la luz. Y más que obvio, ella es especial, como en todas las novelas. Claramente, siempre habrá algo que la haga ser diferente, siendo una historia común. 
  Perdon si esto no los alienta a leer la novela, pero no se pierden de mucho. El protagonista, Kaidan, wow, el sí que vale la pena. Y saben, siendo el hijo de la misma Lujuría, debe de ser intenso. Pero baaaaaaaaah. Cuando conoce al ángelito que es la prota, obviamente, él empeiza a cambiar todo para su bien y aunque trate de luchar por el 'extraño sentimiento que lo domina cada que esta con ella', le es imposible y evidentemente, hace lo posible porque Anna lo odie y no quiera volver a verlo. ¡Pero joder, es que él es un maldito demonio! En primer lugar, entiendo que no quiera hacerle daño, esta bien (muy lindo de su parte), pero lo que no entiendo de este tipo de novelas en las que NO PUEDEN ESTAR JUNTOS POR SU PROPIO BIEN, son tan masoquistas. ¡Ni siquiera hicieron el amor, cuando tuvieron la oportunidad! Wow, ¿no? Cómo habrá sufrido el hijo de la Lujuría resgurdandose del sexo, aun cuando es su trabajo hacerlo cada noche. 
  ¡No! No piensen mal de mí. No es que sea pervertida, simplemente sentí que la novela pudo dar mucho más de lo que nos prometía. Hablamos de demonios, ¿cierto? Entonces, ellos deberían de ser crueles, despiadado, sadicos... no lo sé, ¡Son demonios! Pero aquí, por lo menos en Kaidan, no logramos ver nada de aquello. Desde el principio de la novela, él simplemente era el perfecto caballero que salvaría a su príncesa de los despiadados dragones. ¡HABLO ENSERIO CUANDO DIGO QUE ME ENAMORÉ DE KAIDAN! Es sumamente, el mejor demonio del mundo, aparte, claro, de lo más grr que te puedas imaginar. 

  Sin duda, es un libro que se lee en un rato. La narración es perfecta, no hay un momento que te aburra ni te haga morirte de sueño, cada detalle que describia, podía imaginarlo a la perfección, más aún cuando describe el hermoso cuerpo de Kaidan (6). Los personajes estaban más que bien estructurados, mostrando las emociones justas que se necesitaban en cada momento, pero la historia... no es nada nuevo ni fresco en este tipo de lecturas. Obviamente entretien, Kaidan enamora... Pero creo que la autora pudo crear un mundo de demonios y ángeles, aún más realista del que nos muestra. Ya saben, más drama demoniaco.

  El libro no es malo, vuelvo a decir. Es la falta de novedad lo que me hace dejarlo como un libro más de literatura sobrenatural, pero que claro, disfrute sin duda alguna. Y vaya que lo hice. Tal vez fué el hecho de que desde un principio no esperaba nada del libro, pero aun así me dejo con un vacio de como si hubiese esperado más. Sólo por aquello, no puedo consideralo perfecto.
P.D. Kaidan es sexy, sin mayor duda alguna <3
Puntuación 
4
 


Esperanza Guzmán

Esperanza Guzmán. Estudiante de arquitectura. 20. Amante de los comics, los buenos libros y madre de un cachorro malamute

1 comentario:

  1. No había oído hablar (ni leído reseñas) de este libro pero ahora tengo ganas de leerlo!!! :D
    Saludos!!
    :)

    ResponderEliminar